sábado. 13.07.2024

Votaremos a Milei

Javier Milei
Javier Milei

Sí, sí. A este paso terminaremos votando a Milei. No vamos a ser nosotros menos. Es lo normal. Es la corriente que nos invade. Es el populismo que sabe convencer. Hay que reconocerles el mérito. Ha ocurrido en Estados Unidos; ha ocurrido en Francia; ¿por qué no va a ocurrir en España? Ya hemos dado el primer paso: Hemos condecorado a Milei; le hemos reconocido sus méritos por el bien gobernar; hemos premiado y aplaudido a un personaje que ha venido a nuestras narices a insultar a nuestro presidente, y a advertirnos de que el estado de bienestar es bochornoso.

Que seguimos bajando las cifras del paro a niveles de hace años; eso no importa. Que las pensiones han subido como nunca; eso no importa. Que se ha creado un salario mínimo vital; eso no importa. Que se ha subido el salario mínimo de forma considerable; eso no importa. Que la economía española está creciendo a un ritmo superior al de las grandes economías; eso no importa. Que España goza de un gran peso en Europa; eso no importa. Aquí, lo importante es que se rompe España. Aquí, lo importante es que el Gobierno atenta contra la igualdad de todos los españoles. Aquí, lo importante es que se intenta perdonar “a delincuentes y golpistas”.

El empeño de algunos, desde muy distintos sectores, de cargarse la amnistía, a gorrazos, si hace falta, cuando la historia nos muestra otras amnistías que se aceptaron con la máxima normalidad, hace pensar que existen otros motivos, no confesables. Están dando muestras de que la amnistía les importa muy poco. Es una lucha sin cuartel contra el “malvado, rojo, comunista”. ¿Por qué tanto empeño en “váyase Sr. Sánchez? ¿A quién le está haciendo tanto daño? ¿A quién le molesta?

Todas las personas que tengan un profundo convencimiento de que por encima de toda consideración está la defensa de la democracia, deben unir sus fuerzas, para combatir este populismo interesado en que el mundo no avance. No es problema de rojos o azules, es problema de avanzar o retroceder en derechos; es problema de democracia o antidemocracia; es problema de igualdad o desigualdad. Da igual que sean de izquierdas, que de derechas, todos están obligados a poner su empeño en que el antisistema no nos devore, como está ocurriendo en otros lugares. Hoy necesitamos políticos “y electores” con el punto de mira muy alto. Que no nos pase lo que en otras etapas de la historia.

http://juliocasarrubios.blogspot.com

Votaremos a Milei