miércoles. 29.05.2024
Pantano de Vallehermoso
Pantano de Vallehermoso

Las generosas precipitaciones del mes de marzo, en especial la borrasca Nelson, han provocado una súbita mejora en gran parte de embalses de la provincia de Ciudad Real. Uno de ellos es el Puerto Vallehermoso, que ya había arrancado el año en una situación bastante saludable, pero ahora está al borde del lleno. La última medición oficial publicada por la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) este lunes situaba lo situaba al 96% y 6,6 hectómetros cúbicos de agua almacenados. Pero el Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH), que publica las variaciones en tiempo real, elevaba el porcentaje al 97,4% a primera hora de la mañana de este miércoles, 10 de abril.

Si tenemos en cuenta que la medición de la semana anterior era del 86,5%, es evidente que la recarga del embalse que abastece a La Solana está siendo importante. Incluso ya ha superado el porcentaje del año pasado a estas alturas, que era del 93%. Este buen comportamiento del Puerto Vallehermoso corre paralelo a la mayoría de embalses que gestiona la CHG en la zona oriental de Ciudad Real. El caso más llamativo es Torre de Abraham, el mayor de la provincia, que está al 72,8% y almacena 133 hectómetros, cuando el año pasado apenas alcanzaba el 22% y guardaba solo 41,2 hectómetros. Sus efectos sobre el pantano de Gasset, que abastece el área de la capital provincial, son altamente positivos, ya que este pantano está al 81,7% y casi 32 hectómetros almacenados. Es suficiente para garantizar el suministro durante varios años.

Otra buena noticia es la recuperación, aunque leve, del cercano embalse de La Cabezuela. Su situación hasta hace nada era límite y logra respirar de nuevo. Este miércoles se encontraba al 12,5% de su capacidad y 5,33 hectómetros de agua. Sigue en situación de emergencia, pero está mucho mejor que hace apenas un par de semanas, y casi dobla el 7,6% al que estaba hace un año exacto. Otro pantano vecino, Peñarroya, también mejora, aunque a menos velocidad. Este miércoles tenía ocupado el 77% de su capacidad total, con casi 38,5 hectómetros cúbicos.

En resumen, las reservas de agua en la provincia rozan ahora el 63%, cuando el año pasado por estas fechas no superaban el 28,3%. La mejora es tan evidente como notable. A estos buenos datos se une la ‘reaparición’ de algunos ríos cuyos cauces permanecían secos desde hace tiempo. Un buen ejemplo es el Cigüela, afluente del Guadiana que ha empezado a aportar agua al parque nacional de las Tablas de Daimiel.

Según los datos (oficiosos) recogidos por la emisora municipal, Radio Horizonte, en La Solana han caído 227 litros desde el uno de enero, de los cuales 131 en marzo.

El pantano del Puerto Vallehermoso se llena de nuevo