martes. 23.04.2024
IMAGEN
IMAGEN

Ante la campaña de recogida de aceituna y ante un mayor riesgo de robos de aceituna y aceite, por el valor que este producto está alcanzando en el mercado, la Guardia Civil dispuso un servicio especial de prevención. En este marco, la Guardia Civil de Valdepeñas ha desarrollado la llamada Operación Valoliva.

La investigación se inició al localizar un vehículo monovolumen en el que se desplazaban varias personas y transportaba sacas y material de trabajo, dentro de un olivar de Puebla del Príncipe. Ante los agentes, los ocupantes no podían informar de hacia dónde se dirigían y se contradecían entre ellos, lo que llevó a pensar que podían estar dedicándose al robo de aceituna, que además había sufrido un repunte en la zona durante las semanas anteriores.

El grupo residía en Herencia y se supo que todas las mañanas sus componentes salían en varios vehículos con distintas direcciones, recorriendo olivares de las provincias de Ciudad Real, Toledo y Cuenca, a los que regresaban de noche a robar aceituna, que luego entregaban a almazaras de Malagón (Ciudad Real) y Tarancón (Cuenca).

Gracias al operativo de vigilancia se llegó a interceptar más de 10.000 kilos de aceituna robada, algunas veces en los vehículos en los que circulaban y otras en las mismas almazaras donde la vendían, paralizando las ventas y los pagos.

Así, entre el 31 de enero y el 2 de febrero se detuvieron a diez personas; a siete de ellas, por una veintena de robos y hurtos en explotaciones agrícolas, así como por delito de pertenencia a grupo criminal, delitos por los que también se investigó a cuatro personas más. Los otros tres detenidos regentaban dos almazaras donde se compraba la aceituna robada, por lo que fueron detenidas por un delito continuado de receptación.

La Guardia Civil de Valdepeñas recupera 10.000 kilos de aceituna robada y detiene a 10...