miércoles. 28.02.2024

El último recurso

 “El agua y la tierra, los dos fluidos esenciales de los que depende la vida, se han convertido en latas globales de basura” manifestó el investigador y biólogo marino Jacques Cousteau. Esta semana los tractores han tomado las principales vías del país como protesta por la reforma de las políticas europeas. A todo ello se suma que, simplemente, no llueve y no existe el agua necesaria para aumentar la producción agrícola.

Así que, para paliar los efectos de la sequía en Cataluña y en Andalucía han pensado que hay que desalar el mar. El presidente de la Junta de Andalucía Juan Manuel Moreno Bonilla considera que lo adecuado es “hacer grandes infraestructuras y pensar en grande”. Para ello quiere instalar desalinizadoras a todo lo largo del litoral de Andalucía y así solucionar el problema de la sequía. Mientras instala las grandes infraestructuras, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, le va a ayudar con unos barcos cargados con agua desde Cartagena.

“Pensar a lo grande” en “grandes infraestructuras” es eufemismo de grandes obras e instalaciones a gestionar por una Administración Pública quien debe defender y velar, en cualquier decisión que adopte, por el interés general. El interés general pasa por pensar a largo plazo lo que implica entender que desalinizar el mar – por muy grande que sea – conlleva producir una cantidad ingente de salmuera. La salmuera aumenta la temperatura del agua del mar y reduce la cantidad de oxígeno en el agua, produciendo graves daños en la vida acuática. Será entonces - cuando los peces boqueen en las orillas - cuando los pescadores eleven sus quejas por el grave perjuicio que esto les causará.

En Aragón, el Presidente del PP, Fernando Ledesma, ha manifestado su apoyo a las reivindicaciones de los agricultores y sus movilizaciones, imputando el problema al “ecologismo radical” que practica el Gobierno. Si realmente se aplicara un ecologismo radical, no habría problemas de abastecimiento de agua porque ya se habría impuesto la obligación de ducharse en una bella y glamurosa palangana. Todavía queda mucha distancia para aplicar políticas ecologistas que afecten a nuestro sistema.

Por su parte, Sumar y Podemos consideran que la crisis del sector primaria tiene su causa en las malas prácticas de multinacionales y en las macrogranjas y Vox, achaca el problema a la legislación sobre el cambio climático. Finalmente, la asociación Ecologistas en Acción mantiene que el abastecimiento de agua mediante desalinizadoras, debería ser “el último recurso” Y, efectivamente, así es: el agua es el último recurso con el que se debería negociar, sin pensar a lo grande ni politizar una sequía objetiva. El corto plazo es la mirada miope de quien persigue beneficios a muchos años vista.

El último recurso