domingo. 19.05.2024
FOTO
FOTO

Ayer se suscribieron en el Palacio de Fuensalida los convenios para la modernización y transformación de regadíos entre la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) y tres comunidades de regantes: Príncipe de España, de Aguas Nuevas; Abenuj, en Tobarra; y Las Colleras, en Fuente-Álamo. Una firma desarrollada en presencia del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que es “fundamental” para seguir impulsando los regadíos eficientes de la región, tal como ha manifestado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

Más de 1.000 agricultores van a poner beneficiarse de una ayuda total de 13 millones de euros, que podrán regar de forma eficiente 5.000 hectáreas. Estos datos se suman a otros dos convenios que se firmaron hace unos meses con las comunidades de regantes de Balazote-La Herrera y la de Estrecho de Peñarroya. Cinco convenios que cuentan con una ayuda de SEIASA que alcanza los 36 millones de euros. Martínez Arroyo ha anunciado que, además, el Gobierno de Castilla-La Mancha va a poner a disposición de estos regantes “cerca de seis millones de euros de ayuda extra” para que les salga más barata esta inversión.

“Es muy importante vertebrar el territorio a través de las comunidades de regantes”, ha afirmado el consejero, que ha defendido “el compromiso colectivo y el trabajo conjunto para que nuestro desarrollo rural sea efectivo”. Por eso se realizan convocatorias de transformación y mejora de regadío “muy atractivas” para que salgan adelante “muchos proyectos”.

Además, todas las inversiones van a ser de una “doble eficiencia”. Por un lado, eficiencia energética, porque se van a instalar placas solares en las balsas de las tres comunidades de regantes; y por otro, una eficiencia en el uso del agua, en la que “somos los mejores”, en palabras de Martínez Arroyo, que ha ofrecido datos como que “el riego localizado en Castilla-La Mancha representa el 64 por ciento del total de la superficie regable de la región”, diez puntos porcentuales superior a la media de España, pero tenemos un porcentaje “muy bajo” de superficie agraria útil en regadío. Además, ha reclamado “no somos líderes en ese campo y tenemos que serlo”. Reivindicarlo es “necesario”, porque solo el 15 por ciento de la superficie agrícola útil de nuestra región se riega, cuando la media está en el 24 por ciento.

En total, Castilla-La Mancha está invirtiendo actualmente 260 millones de euros en regadío, “la inversión más grande”, según el responsable de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural en la región, lo que está haciendo posible transformar 184.000 hectáreas y que se beneficien 20.000 agricultores.

Tres convenios

El convenio suscrito con la C.R. Príncipe de España, de Aguas Nuevas (Albacete), cuenta con un presupuesto de 13,8 millones de euros para las obras de modernización y consolidación de los regadíos, con la implementación de energías renovables mediante paneles fotovoltaicos flotantes. Cuenta con unos 500 agricultores comuneros que cultivan más de 3.000 hectáreas.

Respecto a la firma de convenio de la C.R. Las Colleras, de Fuente-Álamo, el presupuesto asciende a 1,7 millones de euros y comprende unas 1.300 hectáreas cultivadas por más de 300 agricultores. En este caso, el proyecto de modernización y consolidación de los regadíos consiste en la implementación de energías renovables mediante paneles fotovoltaicos.

El tercero de los convenios, suscrito por la C.R. Abenuj, de Tobarra, de modernización y consolidación, busca implementar energías renovables en los bombeos. El presupuesto ronda los 600.000 euros y alcanza más de 700 hectáreas, de 176 agricultores.

Una planificación razonable

Precisamente en materia de agua, el consejero ha recordado durante su intervención que la planificación hidrológica que se acaba de aprobar ha sido “razonable” para los intereses de Castilla-La Mancha, destacando que “se ha hecho un trabajo técnico excelente” tanto en la  Comunidad Autónoma como en el Gobierno de España. “La decisión fue incuestionable”, ha señalado, en referencia al establecimiento de caudales ecológicos sin condicionantes, en virtud a la legislación y las diferentes sentencias del Tribunal Supremo.

Martínez Arroyo ha apuntado que, además de los caudales en Aranjuez, la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico incluye dos inversiones “fundamentales”: 1.000 millones de euros en depuración de la Comunidad de Madrid y otros 1.000 millones de euros destinados a la desalación en Levante.

Por último, ha defendido que el cambio de paradigma en materia hídrica “beneficia a toda España”, pues se ha tenido en cuenta a los ciudadanos de la España interior, “de pueblos muy pequeñitos que ahora ven atendidas sus demandas históricas”, ha remarcado el consejero.

Castilla-La Mancha reivindica poder regar más superficie de forma sostenible para...