domingo. 21.04.2024
WhatsApp Image 2024-04-02 at 1.52.22 PM
WhatsApp Image 2024-04-02 at 1.52.22 PM

Hacía mucho que no recordábamos llover de esta forma en que lo ha hecho estos últimos días de marzo. Si bien la primavera, es más propicia para las lluvias en esta comarca nuestra. No en vano y, según dice el refrán: Abril es el de las aguas mil (aunque añade después) pero todas cogen en un barril.

Los refranes, al igual que los dichos populares son hijos de la experiencia. Experiencias vividas por tantos seres humanos que nos precedieron y que no disponían de los medios técnicos ni materiales con los que hoy cuenta la sociedad. El que no ha padecido sequía, no sabe apreciar el valor de lluvia.

La grandeza de la lluvia no es un tema baladí en estas regiones manchegas y del levante español, por lo general secas si las comparamos con otras más al norte de nuestro país. Como también está demostrado que son las borrascas que entran por el sur las que mojan en cierta abundancia, el centro y sureste donde nos encontramos.

Hay que peinar algo más que canas para rescatar de la memoria a aquel meteorólogo llamado Mariano Medina que, como primer hombre del tiempo fuera incorporado a TVE en 1956 cuando ésta empezó a emitir en blanco y negro. Recordarle con su puntero en el telediario de la noche era de atención primordial para todas las gentes del mundo rural, muy intenso por aquellos entonces y que le consideraba como el gran “gurú” de los cielos. Este gran profesional señalaba cómo las grandes borrascas sureñas inundaban pueblos y capitales andaluzas que dejaban a su vez lluvias copiosas por estos lares.

Cambio climático o no, lo cierto y, después de muchos años, sí podemos afirmarnos en lo escrito: la tendencia de los últimos años es que las borrascas penetran, o lo hacen de refilón por el norte de Extremadura, Castilla León y la cornisa cantábrica, dejando al resto del territorio español a verlas venir.

Por ello, gracias a las borrascas, llámense como se llamen: Celine, Pierrick o, Nelson como el caso que nos ocupa, que nos ha dejado una media generosa de cien litros de agua por metro cuadrado.

* Paco Ortega es agricultor en Valdepeñas

Gracias, Nelson