viernes. 24.05.2024
Juan Alfonso Ruiz Molina
Juan Alfonso Ruiz Molina

El consejero de Hacienda, Administraciones Públicas y Transformación Digital, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha destacado “la ortodoxia financiera y presupuestaria con la que el presidente García-Page viene administrando el dinero de la ciudadanía, haciendo compatible la congelación de la presión fiscal, incluso su reducción, la reducción progresiva del déficit y, al mismo tiempo, el cumplimiento de los compromisos adquiridos”.

Ruiz Molina ha señalado que, entre esos compromisos, “mantendremos congelada la presión fiscal”, lo que “nos permitirá continuar siendo una de las comunidades autónomas con menor carga impositiva”.

El consejero ha resaltado que los Presupuestos para 2024 tendrán como prioridades seguir con las medidas orientadas a la protección de las familias y los sectores más vulnerables, manteniendo y reforzando la red de servicios públicos fundamentales; así como atender las necesidades del tejido productivo para impulsar la actividad económica, generando empleo y riqueza.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado el límite de gasto no financiero para el ejercicio 2024 por un importe estimado de 7.960,4 millones de euros, lo que supone una variación del 5,4 por ciento respecto a 2023.

El conocido como techo de gasto es el gasto máximo en el que la Administración regional puede incurrir como consecuencia de los ingresos no condicionados o finalistas que se esperan obtener a lo largo del año. De este acuerdo, el Consejero de Gobierno dará traslado a las Cortes de Castilla-La Mancha, iniciando así el trámite parlamentario para aprobar el proyecto de Ley de Presupuestos para 2024, con el objetivo de que puedan entrar en vigor el próximo 1 de enero.

Congelación de la presión fiscal

El consejero también ha incidido en tres aspectos que justifican su cuantía. Se ha referido al rigor con que se han estimado los ingresos para el ejercicio 2024, ajustando a ellos la previsión de gasto. No se recurrirá a préstamos para cuadrar el presupuesto.

Con el volumen de recursos previstos, “se garantiza el cumplimiento de los compromisos que venimos adquiriendo con la ciudadanía”; entre ellos, mantener  “congelada la presión fiscal”.

Además, el consejero ha detallado los principales componentes del límite de gasto no financiero para 2024. Los ingresos propios de la Junta ascenderán a 7.885,9 millones, de los que el 87 por ciento (6.863 millones), son los ingresos que corresponden a Castilla-La Mancha del sistema de financiación autonómica e incluye las entregas a cuenta de 2023 y la liquidación correspondiente al ejercicio 2022. El consejero de Hacienda ha incidido en que es importante abordar con urgencia la reforma del sistema de financiación autonómica.

El 13 por ciento restante (1.022 millones) “se corresponde con los ingresos de carácter tributario que gestionamos desde la Administración regional y los provenientes de otras administraciones”, como el Estado o la Unión Europea.

Para 2024, el déficit que contemplarán los Presupuestos es de cero euros.

Prioridades para 2024

El titular de Hacienda ha explicado que el techo de gasto aprobado, al que se suman los ingresos finalistas del Estado y de la Unión Europea y los recursos provenientes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, el Ejecutivo autonómico puede abordar la elaboración de los presupuestos regionales para 2024.

Unos presupuestos de los que ha dicho que tendrán como prioridades seguir con las medidas orientadas a la protección de las familias y los sectores más vulnerables, manteniendo y reforzando la red de servicios públicos fundamentales; así como atender las necesidades del tejido productivo para impulsar la actividad económica, generando empleo y riqueza.

7.960,4 millones, techo de gasto de la Junta aprobado por el gobierno regional