domingo. 14.04.2024
Consejero Jesús Fernández Sanz
Consejero Jesús Fernández Sanz

El gobierno de Castilla-La Mancha aboga por recomendar el uso de mascarillas en los centros sanitarios, pero no por la obligatoriedad. Tras el Consejo Interterritorial celebrado ayer, el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, explica que la situación en la región es similar a la de un mes de enero en la pre-pandemia y aboga porque sean los técnicos quienes recomienden las medidas a tomar.

Castilla-La Mancha registró un pico de infecciones de gripe y COVID el pasado 26 de diciembre, con unas 4.000 atenciones hospitalarias, pero la situación se ha estabilizado y aunque hay días por delante de una alta ocupación hospitalaria y de consultas en los centros de salud, el consejero de Sanidad habla de estabilización y de situación bajo control.

Pese a la incesante solicitud de citas y al alto número de ingresos, el consejero insiste en que el trabajo en todos los centros sanitarios está normalizado, todos los planes de contingencia están "desplegados" y no están suspendiéndose operaciones.

Según el consejero, estamos ante lo mismo de cada año por estas fechas: la misma incidencia de gripe que en la pre-pandemia y los casos de COVID son menos que en los años precedentes.

La propuesta del Ministerio de Sanidad para imponer el uso obligatorio de las mascarillas en hospitales y centros de salud se valora en las comunidades autónomas hasta mañana miércoles. En Castilla-La Mancha se confía en el criterio de los técnicos y, en todo caso, la Consejería de Sanidad opta por recomendar la mascarilla, pero no imponerla.

Castilla-La Mancha opta por recomendar la mascarilla y no imponerla